Symposium por los 100 años de la Sociedad Psicoanalítica Suiza: Tema

Swiss Society of Psychoanalysis
 

0
Comments
304
Read

El centenario de nuestra sociedad es una oportunidad para la celebración de una existencia simbólica y una trayectoria. El centenario es momento para explorar una historia, un recuerdo, y también una tradición, y volver al pasado explorando las diferentes figuras a través de las cuales existió ese pasado y existe aún hoy.

Desde sus comienzos el psicoanálisis, en relación a su historia y a la historia en general, ha sido durante mucho tiempo ambivalente y problemático. Freud buscó establecer una nueva ciencia, una nueva práctica y una nueva tradición, ofreciendo una representación histórica de ellas mientras se establecían. Se puede decir que no solo deseaba hacer ciencia, sino también historia (cf. su texto de 1914, “La historia del movimiento psicoanalítico”). El psicoanálisis freudiano, desde sus comienzos y en sus primeros escritos, tuvo una interacción única consigo mismo y su pasado, sus archivos y sus raíces: en tanto continúa creándose a sí mismo, adopta una historia oficial que todavía está escribiéndose. La objeción para abrir esos archivos habla de su difícil relación con el análisis histórico.

El psicoanálisis se construyó apasionadamente, audazmente, con disensos, y a veces contradictoriamente, en las encrucijadas de la historia, la cultura y la política que rodeaban a Freud como a sus seguidores y sus detractores. Había tantos campos de estudio como dilemas, tantas alianzas como guerras. Su historia fue escrita a menudo desde el interior, por los mismos psicoanalistas (por ejemplo E. Jones), particularmente porque los aspectos históricos están en el corazón del trabajo analítico y por lo tanto particularmente de su método y sus investigaciones. Emergió una especie de historia oficial del psicoanálisis, tanto laudatoria como militante, que estableció biográficamente, aun hagiográficamente, la figura de hombres (y mujeres, aunque menos), que contribuyeron al desarrollo del psicoanálisis. Salir de este círculo autorreferencial involucró un cambio de enfoque, lejos de su particularismo y una investigación multidisciplinaria de la historia institucional del psicoanálisis, la historia y composición de sus subsidiarias y de sus tradiciones ortodoxas y heterodoxas, y los grandes trabajos de grupos diferentes y escuelas de pensamiento que coexisten en armonía y en conflicto en el mundo y en Suiza. Este fue el trabajo completado hace casi un siglo por Henri Ellenberger, un psiquiatra canadiense de origen suizo, analizado por O. Pfister, quien felizmente reflejó los contextos plurales y contradictorios de la emergencia y establecimiento del psicoanálisis investigando sus orígenes y sus archivos controversiales, extendiéndose más allá de sus textos seminales y sus construcciones ortodoxas. Integrando en el mismo numerosos investigadores externos al dominio del psicoanálisis, esta perspectiva reposicionó la historia de las ideas psicoanalíticas en sus entornos intelectuales, sociales y políticos, y reveló que el psicoanálisis no es solo un sistema de ideas sino también una institución y un sistema de prácticas contextualizadas.   

Suiza en su posición única como un centro Europeo – multicultural, multilingüe, protector de sus cualidades regionales, en un balance precario entre sus fronteras y su diversidad – fue un sitio de prueba para los desafíos que enfrentó el psicoanálisis a lo largo de su historia. Los numerosos jugadores clave en el campo que conformaron su camino también contribuyeron a la dinámica re-escritura de su historia, que todavía está en construcción.

La prehistoria de la SSPsa se basó en el encuentro de Freud, el director del Burghölzi  Eugene Bleuler y C. G. Jung, así como en el interés que muchos suizos sostenían sobre el inconsciente y a saber sobre otros conceptos freudianos (T. Flournoy, E. Claparède en Ginebra, etc.). Estas premisas fueron expuestas en un clima dinámico y llevaron a la fundación del “Gesellschaft für Freudsche Forschungen” (1907, Bleuler) y luego a la fundación del “Ortsgruppe Zürich” del “Internationale Psychoanalytischen Vereigung”(IPV/IPA) (1910, Binswanger) y a la elección de Jung como el primer presidente de la IPA en 1910.

Después del conflicto surgido entre Freud y Jung (1914), los suizos que no siguieron a Jung fundaron la “Swiss Psychoanalysis Society” (SSPsa) (E. Oberholzer, M. Gincburg, O. Pfister, H. Rorschach, H. Zulliger, etc) en Zurich el 21 de marzo de 1919 – bajo la mirada escéptica de los representantes en ese momento de la IPA (E. Jones, H. Sachs, O. Rank). La Sociedad Psicoanalítica de Ginebra (E. Claparède, R. De Saussure, C. Odier, H. Flournoy, J. Piaget, S. Spielrein, etc.) fue creada en Ginebra en 1920. Nunca fue reconocida por la IPA, y murió poco después. Varias figuras de Romandy (Suiza Francesa) se unieron a la SSPsa (R. De Saussure, C. Odier, H. Fluornoy).

Los primeros nueve años de la SSPsa (bajo E. Oberholzer, 1919 – 1928) estuvieron llenos de conflictos. Después de la partida de E. Oberholzer, quien fundó una “Swiss Society of Medical Psychoanalysis (Sociedad Suiza de Psicoanálisis Médico) con otros doctores que estaban fuertemente en contra del psicoanálisis en diván, las relaciones con la IPA se relajaron bajo el liderazgo de P. Sarasin. Este cambio llevó a la IPA a confiar a la sociedad Suiza el Congreso Internacional de 1934 (Lucerna) y de 1949 (Zurich; el primer congreso después de la segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la muerte de Freud). 

En 1977, en un conflicto político sobre la formación, el “Psychoanalytic Seminary of Zurich” (Seminario Psicoanalítico de Zurich) fue excluido de la SSPsa. La sociedad reúne en la actualidad muchos centros de formación regionales en diferentes partes del país y de diferentes regiones lingüísticas. Más que una conmemoración retrospectiva, elegimos abrir el diálogo entre los temas sacados a relucir por la historia del psicoanálisis en Suiza y sus figuras singulares.

Más que solo una conmemoración retrospectiva, decidimos abrir el diálogo acerca de los temas que suscitaron en Suiza la historia del psicoanálisis y sus figuras particulares. Queremos focalizar este jubileo alrededor de dos temas: fronteras y legados. 

El primer día estuvo dedicado al tema de las fronteras, que espeja el dilema del límite: viniendo y yendo, y manteniendo la propia identidad (Suiza como un centro). El segundo día se focalizó en el tema de los legados que arrojaron luz tanto en la cultura de la transmisión como en la del rechazo (“Los niños terribles) – el legado que uno hereda o transmite.

En el movimiento de historiadores que sitúan al psicoanálisis en el corpus del conocimiento y estudian su potencial creativo, temas y límites, invitamos a dos oradores clave (G. Makari y E. Falzadar) quienes serán discutidos y cuyos temas serán explorados durante las discusiones en mesa redonda llevadas a cabo por especialistas de diferentes horizontes en el escenario Suizo y Europeo.

Este es el diálogo al que lo invitamos.

Por la Comisión del Centenario de la SSPsa, Lito Panayotopoulos, Abril 2019

Traducido del francés por Benji Muskal

Traducido del inglés por Silvia M. Koziol

 

Otros artículos de:
 


Star Rating

12345
Current rating: 0 (1 ratings)

Comments

*You must be logged in with your IPA login to leave a comment.