¿Es el psicoanálisis, estúpido?

Dra. Laura Orsi
 

¿Es el psicoanálisis estúpido? El psicoanálisis es esencial ¿Pero cómo? En la actualidad, en las redes y en la comunidad, más allá de la zona de confort del consultorio y la teoría.

0
Comments
491
Read

Hay que poder imaginar algo distinto a lo que está para poder querer,
y hay que querer algo distinto a lo que está para liberar la imaginación

Cornelius Castoriadis

¿Es el psicoanálisis, estúpido? proviene de tomar la célebre frase de James Carville, asesor de Bill Clinton en la exitosa campaña que lo llevó a ser presidente: ¡Es la economía, estúpido!. La expresión se popularizó y fue trending topic en el discurso político durante años, al punto que su estructura ha sido utilizada para destacar dónde poner el punto de mira. 

Con esta frase los invito a reflexionar acerca de las distintas formas en las que se puede teorizar a partir del psicoanálisis como instrumento de pensamiento. Reflejar la incidencia de los problemas sociales en la vida cultural de los seres individuales, en los grupos y en la comunidad.  

Tengamos en cuenta que, mientras transmitir el psicoanálisis entre colegas es una tradición, divulgar el conocimiento psicoanalítico siempre provoca resistencias. Es comprensible, ya que obliga a salir de la zona de confort; la intimidad del consultorio o la seguridad de hablar desde la teoría.  

La Asociación Psicoanalítica Argentina creó en el 2007 el Departamento de Psicoanálisis y Sociedad con el objetivo de entusiasmar a los miembros de la institución a la participación y el intercambio en ‘lo social’. Se convirtió en un espacio en franco crecimiento, símbolo de lo trabajado en la comunidad durante muchos años con los colegas, ya sea en talleres o en grupos, en jornadas en escuelas y en diferentes ámbitos; y también en la interfase con la psiquiatría. Ese año se publicó nuestro primer libro: ‘Psicoanálisis y Sociedad,Teorías y Prácticas' (Moise & Orsi, 2007 y otros).

En el año 2017 se desarrolla ‘una API para todos’ un enfoque del psicoanálisis de la Asociación Psicoanalítica Internacional en la comunidad, en sintonía con nuestra manera de pensar. Estas ideas se vieron reflejadas en nuestro segundo libro ‘Psicoanálisis y Sociedad, Nuevos Paradigmas en Lo Social’. Hoy sumamos a las ediciones en papel la edición digital (Orsi, 2017).

Por mi parte, hace años que trabajo para fortalecer  el papel que juega el psicoanalista en los medios de comunicación masivos, la prensa gráfica, y las redes sociales, blogs, webs, Facebook, Instagram, etc. 

Compruebo una y otra vez el impacto que tales participaciones pueden tener en la institución, en la cultura y la sociedad en la que interactúa el psicoanalista siempre cuidando llegar al público sin caer en la banalización de la teoría. Dicho impacto se multiplica en el encuadre analítico con sus pacientes sobre todo en la actualidad,  debido al uso intensivo de la tecnología como consecuencia de la pandemia. Se abordan temas como las modalidades de difusión de la salud mental a través de gacetillas, notas, entrevistas, artículos, columnas y blogs.

Es el 'efecto dominó' de la difusión; transferencias y contratransferencias con los periodistas, con los medios, e incluso en los pacientes cuando su analista participa en medios masivos.

El mundo digital ha afectado nuestra manera de relacionarnos, vivir, descubrir, contactar, aprender, amar y trabajar. Los vínculos sociales, antes sometidos a las limitaciones del entorno físico hoy pueden tejerse con gran predominio de imágenes que incluso reemplazan a las palabras.

Estos espacios virtuales pueden convertirse en un terreno fértil para el estudio, la construcción y difusión del conocimiento y del modo de interactuar con nuestros pacientes. Es necesario reflexionar profundamente acerca de la manera en que pensamos la intimidad en los tiempos que corren, las transformaciones en la clínica producto de los cambios de época y al mismo tiempo de los avances de la teoría y de la técnica psicoanalítica, al modificar incluso el enfoque de los tratamientos psicoanalíticos.

En épocas de pandemia y de predominio de zoom, la imagen de un analista no afectado por su contexto pertenece al pasado. ¿Qué lógicas imponen estas nuevas modalidades? ¿Cómo afectan estos cambios a  la técnica psicoanalítica, la mente, el pensamiento, los afectos y nuestros consultorios? ¿Cómo usar  las nuevas herramientas para comunicar y difundir el psicoanálisis sin desvirtuarlo?

El psicoanálisis tiene mucho que decir en este terreno, y son numerosos los trabajos que se publican sobre el tema. 

La transdisciplina es indispensable para pensar estas cuestiones, y más adelante comentaré la tarea con un grupo Balint a modo de ejemplo.

Es imprescindible abrirnos a un mundo en transformación sin perder nuestra esencia. No tener en cuenta los medios digitales o utilizarlos con lenguajes y tiempos propios de la cultura pre-digital es una pérdida de oportunidades para que la divulgación del psicoanálisis llegue a sus destinatarios.

Brechas digitales
Es sabido que la brecha digital deja a las mujeres en minoría y casi ausentes de la creación de productos tecnológicos y de la dirección de empresas de ese campo. 

En el caso de la producción informativa, es importante considerar la baja participación de las mujeres en las redacciones de los medios y en los cargos de responsabilidad editorial tanto como en la sociedad en su conjunto.
La brecha digital intensifica las diferencias sociales y  perjudica a quienes no tienen los elementos antes mencionados. Intensifica las desigualdades sociales por raza, clase y género. En la reunión del WOMEN 20, se aludió al Foro de género del G-20, alertando sobre las dificultades para acceder a un uso estratégico de la tecnología.

El tratamiento de la violencia y el femicidio en los medios y en las redes 
Los estudios feministas se preocupan desde hace décadas por el rol de los medios de comunicación masiva en la producción y reproducción de estereotipos de género y la violencia de género. Los medios de comunicación tienen un rol fundamental en dichas construcciones, como por ejemplo cuando sesgan los contenidos, lenguajes y narrativas que utilizan para el  consumo  de las audiencias.

La violencia contra las mujeres, en particular en el femicidio, su forma más grave, responde a múltiples factores, tales como las construcciones sociales y la violencia simbólica que existe alrededor de lo que significa ser hombre y ser mujer en las diversas sociedades. El creciente número de los  homicidios de mujeres así como la violencia de género han ganado mayor atención social y mediática en las últimas décadas y se difunde como nunca antes. Sin embargo, la cantidad de casos no disminuye sino que se incrementa en forma alarmante (Orsi, 2019).

Muchas mujeres se organizaron a través de las redes para hablar únicamente sobre violencia de género. Después, el intercambio virtual trascendió las redes y los medios y tomó forma de manifestación en la calle: la marcha del #Niunamenos del 3 de junio de 2015 en Buenos Aires, Argentina, se replicó en otro lugares de Latinoamérica y también en Europa como las campañas ‘Me too’, ‘Times Up’ y ‘Balance ton Porc’, destacando la importancia de la denuncia. 

En épocas de cuarentena y pandemia se produce un gran aumento de violencias y femicidios debido a la convivencia con el agresor incluso de niños y niñas según informa Unicef, entidad que genera campañas para prevenir y tomar conciencia en este momento traumatogénico.

Los crímenes son cada vez más violentos y a las mujeres se las sigue asesinando pese a que muchos hechos de violencia son denunciados. Los femicidios íntimos suelen ser el corolario de violencia previa ejercida sobre la mujer por sus parejas o ex parejas es decir, no constituyen incidentes violentos aislados. Esto subraya el papel que pueden tener las políticas de atención de la violencia de género en las relaciones de pareja, en la protección de las mujeres y en la prevención de femicidios.

Pareciera que hace falta un accionar más efectivo. Hay un desfasaje entre el accionar y lo que está escrito en las leyes. Hay falencias en las campañas que se dedican a la prevención. Es interesante analizar las conexiones entre los homicidios de mujeres por razones de género y la cobertura mediática de estos, en particular en países de América Latina.

Diferentes culturas televisivas pueden ofrecer distintas narrativas y proponer otras visiones de la sociedad. Así, la narratividad de las noticias varía según los países y sus culturas. Suele ser de carácter más sensacionalista en América Latina. Así mismo, la pandemia de la información o ‘infodemia’, que según lo declarado por la OMS, el brote de COVID-19 y la respuesta correspondiente han estado acompañados de una infodemia masiva. 

Estos enfoques mantienen una desconexión crítica entre los femicidios, presentados como casos aislados e individuales y la violencia doméstica como un problema social más amplio. 

¿Puede la comunicación generar un efecto copy-cat mencionado por diversos informes? El efecto copy-cat permite identificar un cierto efecto de imitación, de identificación y de compulsión a la repetición, según surge al comparar los días en que las noticias involucran casos de femicidios y los días en que no, concluyendo que la presencia de femicidios íntimos en las noticias de televisión pareciera aumentar la posibilidad de muerte por esta causa.

En este panorama es importante destacar la tarea del psicoanálisis en la comunidad  de diferentes maneras: la  prevención y la contención.

El psicoanálisis: una herramienta para la prevención 
Voy a comentar, a modo de ejemplo, el dispositivo que utilicé, a pedido de la Dirección Nacional de Mediación para trabajar con las profesionales que realizan mediación penitenciaria, como una manera de prevenir su desgaste, y el BurnOut, en tales ámbitos. Elegí trabajar con el dispositivo ‘Grupo Balint’ porque consiste en un grupo de reflexión que actúa como grupo sostenedor de sus integrantes; cumple una función preventiva respecto a las decisiones de la organización y a la salud de sus miembros y en la atención de posibles situaciones críticas. Este dispositivo nos ayuda a abordar con las profesionales la conflictiva propia de la tarea que realizan. Una tarea que  les genera ansiedades, desgaste, desborde, parálisis y síntomas psicosomáticos.

Se propicia de este modo un espacio de escucha y de interacción grupal que ayuda a resolver, elaborar y redimensionar las problemáticas que surgen cuando no logran superarlas individualmente, modificando el encuadre de abordaje, y de ser necesario, su ámbito laboral.

Elegí  este dispositivo además porque la situación de crisis social, económica, política, las condiciones laborales, el desempleo, lo imprevisto de la situación laboral, afecta en la subjetividad y es fuente de sufrimiento físico y psíquico. Esto se profundiza más aún, cuando el equipo se desempeña en el ámbito penitenciario. Trabajar con el  equipo los riesgos, obstáculos, frustraciones, impotencia y demás dificultades que  encontraban en la tarea cotidiana, así como también resaltar los logros cuando podían llevar a cabo lo propuesto fue muy importante para el equipo. Por otra parte, también fue muy importante, poder tomar conciencia de la necesidad de  tener una distancia útil, pertinente, que les pudiera  servir en lo posible para no poner el cuerpo de forma excesiva y eventualmente enfermarse o padecer otra situación similar que les impidiera realizar la tarea, sin dejar de naturalizar la  tarea  para poder sobrellevarla, considerando que, a grandes rasgos, la misma se desarrollaba adecuadamente (Orsi, 2018).

Fue muy necesario así mismo construir un vínculo de confianza con el objetivo de superar los inconvenientes que se presentaban. 

Poder comentar las dificultades que surgían en los establecimientos penitenciarios, en la re vinculación, la readaptación social, las aliviaba al visibilizar y trabajar el material que iba surgiendo. 

Debido al buen resultado de esta experiencia con evaluaciones anuales durante un período de más de cuatro años, fui convocada para participar de ‘Cuidar a los que cuidan en tiempos de Covid-19’, una experiencia de trabajo grupal  de la APA, de contención del personal de salud en pandemia en una prestigiosa institución mixta geriátrica y de rehabilitación:

Finalmente, estas experiencias me llevan a reflexionar, con Charlotte Brunch, que: ‘la violencia sexual, racial, de género y otras formas de discriminación en la cultura no pueden ser eliminadas sin cambiar la cultura’ (Plascencia Pacheco, 2017 ).

Referencias
Brunch, ​C. (2017). Plascencia Pacheco N. Proyecto de Ley girado a la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados de Méjico. Gaceta de la Comisión Permanente del Senado, 6 Agosto 2017. https://www.senado.gob.mx/64/gaceta_comision_permanente/documento/74534
Gill, I. (2014). Es la política, estúpido. El Mundo, 7 June 2014. https://www.elmundo.es/opinion/2014/07/06/53b7db0b22601d7c028b4574.html
Castoriadis, C. ‘Psicoanálisis, proyecto y elucidación’. https://es.scribd.com/document/427268297/El-Estado-Del-Sujeto-Hoy]       
Moise C & Orsi, L. et. al (2007). Psicoanalisis y Sociedad. Teorias y Practicas. Buenos Aires:  Ediciones Continente.
Orsi, L. (2017). Presentación en ‘Psicoanálisis y Sociedad Nuevos Paradigmas en Lo Social’. Buenos Aires: Editorial Dunken. 
Orsi, L. (2019). Psychoanalysis, Law, and Society. London: Routledge.
Orsi, L. (2018). Un dispositivo útil para prevenir el desgaste Burnout en los profesionales que realizan mediación en ámbitos penitenciarios. En Congreso Mundial de Mediación y Cultura de la Paz. Bs As.
 

Otros artículos de:
 


Star Rating

12345
Current rating: 4,8 (5 ratings)

Comments

*You must be logged in with your IPA login to leave a comment.