Los tatuajes, desde un punto de vista psicoanalítico

Dr. med. Uta Karacaoğlan
 

El tatuaje en sí, así como el procedimiento de tatuarse, traen junto con su significado percibido conscientemente, también numerosas funciones inconscientes y aspectos de sentido.

0
Comments
950
Read

Los tatuajes son un fenómeno con distintas capas, no solo de manera concreta, por el hecho de que quedan grabados en capas profundas de la piel y no obstante se pueden ver desde afuera, o porque una parte de su color se expande por todo el cuerpo, sino por su significado psicológico y simbología. Los tatuajes tienen distintas implicaciones tanto consciente como inconscientemente. Hay una amplia literatura sociológica, histórica y psicológica sobre el tema del tatuaje, que de manera interesante se ocupa casi solamente del significado consciente del tatuaje. El tatuaje induce, por así decir, a percibir solamente lo consciente y lo concreto. En el presente texto se tomará una perspectiva psicoanalítica que coloca la cuestión de las implicaciones inconscientes en el centro de la reflexión.

Jamal tenía entre 24 y 26 años cuando lo conocí. Poco después de iniciar su análisis de cuatro sesiones semanales sobre el diván, que comenzó a causa de un estado de ánimo depresivo y un presunto diagnóstico de ADHS [1], tiene que viajar un par de meses al exterior por sus estudios. En el piso compartido donde vive, tiene un problema con uno de sus compañeros de piso, y se siente solo y abandonado. Entonces decide tatuarse el marco de una imagen vacía. Ya durante el proceso de tatuaje, e inmediatamente después, según me lo contó Jamal más adelante, se fue sintiendo mejor, internamente más tranquilo y relajado. El tatuaje le parece ‘lindo’; no sabe bien por qué se le ocurrió una imagen vacía.

Lejos del hogar, solo y abandonado por su novia y su analista, al mismo tiempo asediado por la ira hacia su nuevo compañero de piso, resuelve tatuarse. El procedimiento doloroso genera alivio, y la imagen que surge de ahí logra mantenerlo tranquilo. A Jamal le sucede probablemente como a muchos marineros, jugadores de fútbol, personas en la cárcel o en tratamientos psicoanalíticos: por demasiada cercanía en las relaciones se generan fuertes afectos inconscientes, por ejemplo sexuales o agresivos; simultáneamente el gran distanciamiento (interno o externo) de la familia de origen o el hogar conduce a las angustias frente al abandono y la pérdida. Ambas angustias generan una conmoción enorme de la seguridad interna, de los límites y de la identidad. Mediante el tatuaje, Jamal puede recuperar temporariamente esta seguridad, e intentar establecer su sentimiento de identidad. 
Cuando trabajé con las causas inconscientes de este fenómeno (Karacaoğlan, 2012), a raíz de tener pacientes que se tatuaron durante el proceso de análisis, llegué a la conclusión de que el tatuaje tiene un costado de acción y otro de imagen. En relación con la acción, creo al igual que Bick (1968), que la manipulación de la propia piel mediante el tatuaje representa, en un plano inicial, el intento de experimentar de manera concreta un objeto que contiene y plantea un límite. Al hacerlo, el tatuaje traslada un afecto insoportable a la herida dolorosa del propio cuerpo, con lo cual se hace más resistente. Desde esta perspectiva, el tatuaje puede ser considerado un síntoma del trastorno límite de personalidad o borderline, aunque sea muy común. Luego de sanar la piel herida, el tatuaje queda sensorialmente integrado al cuerpo de manera táctil. Tomando como punto de partida las reflexiones de Freud (1923) sobre el enraizamiento corporal del yo, Gaddini (1969) ve la piel como un límite frágil del self y describe cómo en el desarrollo infantil temprano, en la segunda mitad del primer año de vida, es en una primera separación de la madre cuando el objeto transicional cobra significado (Winnicott, 1951). Si en ese preciso momento hay una imposibilidad psíquica de avanzar en el desarrollo, por ejemplo, por un trastorno de contacto con la madre, entonces surge como expresión de esta problemática una patología somática que afecta de manera explícita a la piel, una dermatitis atópica. Gaddini interpreta esta dermatitis como una defensa que pone de manifiesto que el límite de la propia piel (del self separado) no está preparado para ‘contener’ su interior y protegerlo. De esa forma, permanece la necesidad del otro como algo constante e inevitable, pero el otro funciona solo como un límite funcional del self. Mediante la dolorosa inyección de tintura en la piel el tatuaje genera una dermatitis artificial, que a lo largo de un período de varios días o semanas debe sanar, antes de que esté lista la imagen. En este período, la piel herida debe ser cuidada, hay que protegerla con bálsamo y tratarla de manera especial. En este plano, el proceso de dejarse-tatuar puede ser comprendido, por un lado, como un intento activo de querer representar y por así decir, reparar mediante una actividad propia una falta anterior; por otro lado, se podría ver como un intento de una reparación concreta de la imagen corporal.

Con una separación exitosa se forma en general la idea de un interior, de un espacio circunscripto por un límite y un espacio exterior ilimitado, más allá de ese límite. Condición para poder tatuarse es entonces la idea inconsciente de tener un cuerpo propio que representa una unidad y que está delimitado hacia afuera, y al que se le puede dar un sentido, y así tener un lienzo, sobre el que se puede proyectar y representar hacia afuera una imagen inconsciente. Este ya no es el caso en estados de fragmentación como, por ejemplo, los que se observa en una psicosis aguda, donde la imagen corporal queda fragmentada en partes separadas (Pankow, 1974), que difícilmente o de ninguna manera se pueden volver a unir, por lo que se puede suponer que las personas en estado de psicosis aguda no se ‘pueden’ tatuar. El término ‘imagen corporal’ proviene del psicoanalista vienés Paul Schilder (1935), que resume en este concepto una compleja función de la experiencia anímica, que está fundada en lo fisiológico, investida libidinalmente e integrada en las relaciones organismo-entorno. La imagen corporal está basada en fantasías y patrones de actividad formados, eliminados y vueltos a formar en la relación con el mundo exterior y las pulsiones. Se trata de un proceso activo y que dura toda la vida. El concepto de imagen no se debe entender de manera literal, de manera óptica, sino como la totalidad de los investimentos psíquicos y representaciones de la experiencia corporal. Angelergues (1975) ve en la imagen corporal un proceso de representaciones simbólicas de un límite, el cual tiene la función de una imagen estabilizante y una funda protectora. Observado desde esta perspectiva, el cuerpo se convierte en un objeto de investimento y la imagen del cuerpo, en el resultado de tal investimento, el cual, exceptuando el estado delirante, no es intercambiable y debe permanecer intacto a cualquier precio. El concepto de imagen corporal perfeccionado por Gisela Pankow (1974) es una perspectiva útil -por así decir, una simplificación útil- para la traducción inmediata de fantasmas psíquicos relacionados con los sentidos, que a su vez posibilita una representación de zonas inconscientes de destrucción. El cuerpo es en su tridimensionalidad el objeto, por excelencia, que convierte una representación espacial en algo sensible. Mediante la percepción corporal de datos sensoriales interpretados de manera activa, se construye permanentemente una imagen interna inconsciente del cuerpo en el espacio, que representa la base de la orientación interna, percepción de la realidad y generación de hipótesis sobre el mundo. Cuando una imagen inconsciente de un cuerpo entero se encuentra con un límite que separa un espacio interno de uno externo, la funda exterior puede ser investida con fantasías y, de esta manera, en situaciones de regresión psíquica en las que amenaza el colapso del espacio transicional, la seguridad interna puede ser recuperada mediante un tatuaje. 
Dado que el objeto, que es creado en forma de tatuaje, permanece como una parte del cuerpo, la acción de tatuarse es un intento que logra solo parcialmente crear un objeto transicional. El momento en el que surge la necesidad de un tatuaje se da, por así decir, cuando el espacio transicional amenaza con colapsar, es decir, no está funcionando. Lo importante parece ser la necesidad de algo estático e inmutable, como si el tatuaje pudiera hacer que el remolino regresivo se detenga, y de esa manera fijar una distancia ‘segura’ respecto del objeto, y generar así un equilibrio. Un remolino regresivo, tal como se puede desencadenar en una relación analítica mediante la transferencia, y el cual tiende a muy poca o demasiada distancia, puede ser frenado de esta manera. El tatuaje intenta así cubrir el sentimiento de una falta de identidad o de una identidad frágil, se hace pasar por expresión de individualidad, aunque la imagen elegida en la búsqueda de equilibrio se orienta de manera inconsciente a las personas de referencia o de transferencia, generalmente los padres, y los significados que ellos tienen para quien se tatúa. El tatuaje es inmóvil en sí mismo, no permite movimiento y prácticamente no deja espacio transicional.

Además del lado de la acción es importante el lado figurativo del tatuaje. El tatuaje es una imagen que tiene un sentido inconsciente, además de uno consciente, y trae consigo una función metafórica. Freud menciona el fenómeno del tatuaje en Tótem y tabú (1912/13) y describe allí cómo los hombres se grababan la imagen de un animal tótem. Este tótem es generalmente una especie animal que funciona como padre progenitor y espíritu protector. De manera interesante, el tótem se hereda solo por línea materna o por línea paterna, y está relacionado a la exogamia, de modo que regula la prohibición del incesto en los pueblos originarios. El animal tótem no se debe matar ni ingerir. Este tabú constituye el núcleo del totemismo. Las fuentes de la creencia en un tabú se encuentran en el temor a la acción de fuerzas demoníacas, que se pueden entender como deseos inconscientes de realizar lo prohibido, proyectados en el entorno. El tabú está relacionado a una prohibición mágica de contacto, la cual es expresión de la técnica que rige el pensamiento animista de las culturas totémicas. El principio de base es el poder absoluto de los pensamientos. Freud establece la relación entre la neurosis obsesiva y otras formas de neurosis y paranoia, en la que de igual forma gobierna el poder absoluto de los pensamientos de manera mágica. Cuando el equilibrio interno es amenazado por la ruptura de un tabú, que es temida de manera inconsciente, donde los deseos pulsionales y los temores de abandono o simbiosis se vuelven insoportables, el tatuaje es un intento de revertir mágicamente la ruptura del tabú. Al mismo tiempo, el tatuaje representa de forma inconsciente el tema de la ruptura del tabú mediante la imagen.

La imagen de Jamal muestra, probablemente, cómo de manera inconsciente se experimenta a sí mismo vacío y sin significado, cómo no se puede reconocer a sí mismo. Al mismo tiempo es una imagen para el vacío del mundo ajeno en el cual se encuentra. Siempre gira todo en torno al marco: que vaya a buenas escuelas, que tenga un buen rendimiento, pero nunca en torno a sus sentimientos. También el análisis es para el momento del tatuaje solo un marco vacío, con el que no puede hacer nada a distancia. De esta forma, el tatuaje puede ser entendido como una expresión de transferencia. Internamente muestra cómo Jamal se siente en relación con su objeto primario: vacío, sin perfil, sin identidad, sin cara. Jamal ha roto casi por completo el contacto con sus padres, y se ha refugiado en el vacío. Un vacío que alivia, como si fuera el tatuaje una imagen para su deseo inconsciente de ser una hoja en blanco, sin historia ni sentimientos. Esto expresa su síntoma de ADHS: su cerebro permanece vacío como la imagen, no puede leer ni un libro ni retener nada. En correspondencia con esto, especialmente al principio del análisis se siente muy distante y produce en mí un sentimiento de vacío fundamental, todo parece resbalarle. Es muy desconfiado e intenta no mostrar nada de sí, permanecer invisible. Recién avanzado el tratamiento salió a la luz que se entretenía casi permanentemente con fantasías homosexuales, se sentía femenino e inseguro en su identidad sexual. Cuando sintió el impulso de hacerse el tatuaje, se sentía sexualmente atraído justamente hacia este compañero de piso, con el cual se enojó tanto después. De esta forma el tatuaje resume la situación actual de Jamal en forma de imagen sobre el trasfondo de sus conflictos internos centrales, inconscientes. Como en una instantánea se condensan dialécticamente las relaciones con el padre y la madre, deseos de cercanía y de distancia, tabú y ruptura del tabú, igualdad y diferenciación, identificación e individuación. 

La necesidad del tatuaje surge cuando la distancia interna respecto del objeto se vuelve ya sea demasiado grande, o demasiado corta, o cuando suceden las dos cosas al mismo tiempo. El tatuaje debe fijar una distancia segura y crear así un equilibrio. De esta manera, el cuerpo puede volver a ser punto de partida de la actividad psíquica. En el transcurso de su análisis, aumenta la capacidad de Jamal de percibir sus sentimientos y representar sus afectos, de mantener firme un espacio de transferencia que funciona, de modo que no siente necesidad de otros tatuajes.

Referencias
Angelergues, R. (1975). Réflexions critiques sur la notion du schéma corporel. In Psychologie de la connaissance de soi. Paris: PUF.
Bick, E. (1968). The experience of the skin in early object-relations. Int. J. Psychoanal., 49, 484 – 486.
Freud, S. (1912-13). Totem and Taboo and Other Works. S.E. 13,  1-255. (Totem und Tabu. GW 9, 287 - 444).
Freud, S. (1923). The Ego and the Id and Other Works. S.E. 19, 13-63. (Das Ich und das Es. GW 13, 237 - 289)
Gaddini, E. (1998 [1969]). Note sul problema mente – corpo. Riv. Psicoanal, 27, 1. n: Ders.: ‘Das Ich ist vor allem ein körperliche’. Beiträge zur Psychoanalyse der ersten Strukturen. Hg. von G. Jappe u. B. Strehlow. Tübingen (edition discord), 21-51.
Karacaoğlan, U. (2012). Tattoo and Taboo: On the Meaning of Tattoos in the Analytic Process. Int. J. Psycho-Anal., 93(1):5-28.
Pankow, G.W. (1974). The Body Image in Hysterical Psychosis. Int. J. Psycho-Anal., 55, S. 407-414.
Schilder, P. (1935): The Image and Appearance of the Human Body: Studies in the Constructive Energies of the Psyche. London (Kegan Paul, Trench, Trubner).
Winnicott, D.W. (1951). Transitional Objects and Transitional Phenomena In Playing and Reality. New York: Basic Books, S. 1-25.
 
[1] Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Traducción: Luciana Biebel
 

Otros artículos de:
 


Star Rating

12345
Current rating: 5 (3 ratings)

Comments

*You must be logged in with your IPA login to leave a comment.